Imagen

Imagen

lunes, 2 de abril de 2018

Te acercas

Como un abril diáfano te acercas
retrasando relojes,
disipando los muros de cada laberinto,
derribando finales.

Te acercas y liberas 
la espera maniatada
y el tiempo vuelve a ser igual que un niño
con los sueños intactos.

Lentamente te acercas a girar
el sentido del viento,
a alterar las constantes de la inercia,
a pintarle alas nuevas al destino.

Te acercas con el sol entre los labios
y yo me vuelvo luz 
cuando te acercas.

lunes, 29 de enero de 2018

A contracorriente

Te dirán que me fui
a enterrar al amor bajo los sauces,
a vestirme de agosto,
a ensanchar tu distancia.

Que afilé los colmillos del olvido
y quemé en una hoguera las preguntas
y la desolación
como cualquier lunática que baila
alrededor del fuego donde arden las ausencias.

Pero no me conocen.

No saben de qué forma 
me despido sin irme
ni en qué nube deshago las maletas
cuando la soledad tiene overbooking.

No imaginan que quise prolongarte,
que guardé cada pieza del puzzle desarmado,
que congelé los puntos de partida,
que nunca renuncié a los quizás.

No saben que conservo
tu voz en el futuro.

sábado, 9 de diciembre de 2017

Cero

Últimamente estoy
en el centro de un cero.

Con su forma de elipse,
con su ausencia perfecta de equipaje,
de calles, de quimeras, de porqués.

Aquí todo es vacío y no me importa,
me sienta bien flotar en su líquido amniótico.

No sé si en algún lado,
por detrás de sus límites,
me espera un uno inquieto
o números con signo negativo.

Puede ser.
Pero el cero no piensa.
El cero desconoce lo posible.

No me acerco a sus bordes.
Aquí me siento a salvo.

martes, 21 de noviembre de 2017

Hoy, déjame regalarte

Hoy voy a regalarte una canción,
igual que aquella vez
hace ya tanto otoño.

Y voy a regalarte
la mirada primera,
la avalancha de piel,
el calor del oxígeno,
la sonrisa en las ingles.

Un recuerdo de abril,
la luz de un cigarrillo en el balcón,
los lunes impacientes,
la llegada de un tren a medio día.

Y una tarde de cine,
y un bocado de sushi,        
y un selfie en fin de año,
y un “te pienso” en el móvil,
y un lazo de meñiques.

Hoy voy a regalarte un todavía,
igual que aquella vez
hace ya tanto otoño.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Con un solo gesto

A veces un instante
puede encender la luz 
de las noches del tiempo.

abrir las cerraduras imposibles,
y sacarnos del pecho cada bala,
y hacernos caminar
llenándonos de ceros los zapatos.

A veces simplemente un solo gesto
atraviesa de golpe los añicos,
se salta los paréntesis oscuros
y nos pone delante de un viaje de regreso.

Y de pronto se esfuma la sal acumulada
y todo es tan exacto como un beso
y vuelan primaveras por el vientre.

A veces un instante es un tsunami
que llega y nos coloca mirando al mismo mar
sobre una nueva orilla.

domingo, 29 de octubre de 2017

Puntos suspensivos

Mientras me hablabas
cada latido me empujaba al sur,
a bailar sobre el miedo
y a despejar la incógnita de una felicidad
desesperadamente inacabada.

Pero no sé si supe responder
al puente inesperado de tus manos.

Y no sé si entendiste
que mi alma era un enredo de llagas y de besos,
un bullicio de tiempo en la deriva,
un galope radiante y paralítico
luchando por correr hacia tus ojos.

Debí decirte que jamás me fui,
que guardé en mis oídos tu silencio,
y que ando sobre puntos suspensivos
con tu nombre abrazado a mi memoria.

No supe responderte y está mi corazón
desnudo en la intemperie.

No sé si volverás.

Y de nuevo,
este sabor a incertidumbre,

y otra vez,
este olor a nostalgia.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Recuerdo II

Qué habrá sido de él,
de sus ojos de hierba,
del sol de aquellos sábados,
del imán en el aire.

Siempre fue caprichosa la memoria.

De pronto le recuerdo
llenándome de luz cada lunar,
curvando mi cintura,
trazando corazones en mi boca.

La nostalgia sonríe
y todo se concentra en el ínfimo espacio
que ocupó un infinito.

Y regresa a mi piel un febrero lluvioso
y el pálpito de un beso irremediable.

Hoy su recuerdo es
un júbilo encarnado entre las sienes.