Imagen

Imagen

lunes, 9 de enero de 2017

A media luz

Será porque es de noche y estoy sola,
o porque pesan todos los cansancios
y no hay leña que impida que el frío se desnude,

o será porque el aire parece que respira

olor a insurrecciones
y no se queda quieto arrastrando declives.

El caso es que me siento a la intemperie
y con los pies mojados por la lluvia,
hastiada de pisar la zozobra del barro.

Noto la extenuación de mis pupilas
y cómo tiembla el pulso de la fe 

de tanto perseguir domingos perezosos.

Debería tumbar sobre la nada
esta nuca de rizos vulnerables,
y descansar de los fantasmas cínicos
que me hacían creer en los milagros.

Dicen que nunca es tarde para volver al sur.

Ya jugué demasiado a la ruleta rusa,
ya me mataron demasiadas balas.

Cada vez queda menos corazón
para tanto suicidio.