Imagen

Imagen

jueves, 26 de enero de 2017

Contradicciones

Hay veces que no quiero nada más 
que poder comprender 
las simples líneas rectas. 

Suele ocurrirme cuando ando perdida
y busco atajos en alguna nube 
de esas inasibles con los ojos. 

O cuando transitar es una inmensa duda,
una bifurcación que se me enreda dentro
y parece llevarme a la derrota.

Quisiera caminar sin pretender volar,
conseguir eludir mi dosis de utopía,
y anestesiarme
mecida en el reloj del conformismo
con su flecha apuntando hacia la nada.

No pisar las orillas del dolor,
no mirar a los lados esperando a los sueños,
no vestir claroscuros,
ser incolora.

Hay quien dice que es fácil.

Pero a mí
me cuestan demasiado los trayectos
donde no existen los matices dulces
ni soplan vendavales de inquietud
o me empapan las aguas de un río repentino.

Así que es extraño,
debo ser muy distinta a tantos otros,
no puedo comprender 
las simples líneas rectas.