Imagen

Imagen

domingo, 22 de abril de 2018

Descorazonarme

No consigo salir del corazón
y ya no tengo fuerzas.

Me mata su vaivén de pétalos y púas,
su esperanza suicida,
su blanca valentía vulnerable.

Se alejan las señales de la luz
y me asustan las sombras del olvido,
pero estoy tan cansada,

tanto,

que siento que mis huesos son de sangre
y ya no puedo dar un paso más.

Está triste el latido 
y está triste el silencio,
y no hay nadie que diga una palabra.

No sé cómo escapar del corazón,
se me ha caído encima una vez más
y pesa demasiado su inocencia.