Imagen

Imagen

domingo, 5 de noviembre de 2017

Con un solo gesto

A veces un instante
puede encender la luz 
de las noches del tiempo.

abrir las cerraduras imposibles,
y sacarnos del pecho cada bala,
y hacernos caminar
llenándonos de ceros los zapatos.

A veces simplemente un solo gesto
atraviesa de golpe los añicos,
se salta los paréntesis oscuros
y nos pone delante de un viaje de regreso.

Y de pronto se esfuma la sal acumulada
y todo es tan exacto como un beso
y vuelan primaveras por el vientre.

A veces un instante es un tsunami
que llega y nos coloca mirando al mismo mar
sobre una nueva orilla.