Imagen

Imagen

domingo, 11 de junio de 2017

Cobardía

Por no matarle a él
eres tú quien se muere

despacio

mirando hacia otra parte
donde una rosa seca susurra que está viva
detrás de la nostalgia.

Tú querías lavarte las tristezas
y su voz era un cántaro.

No viste que la sed es otra cosa.

Si tan sólo apretaras el gatillo 
y soltaras la bala del adiós,
si pudieras matarle,

hundir en su ilusión la estaca de tu huida,
desbaratar su fe,
cortar la yugular de su presente. 

Si pudieras vivir.

Pero se han agotado hasta los charcos
y ya no hay agua donde ahogar las culpas.

Por no romperle a él te estás haciendo añicos.