Imagen

Imagen

domingo, 22 de enero de 2017

El penúltimo poema de amor

Si me vieras ahora
que soy un mar de copos de añoranza
estancado en mitad del pensamiento,
y me abrazo a señales invisibles
que entrecierran mis ojos y me duermen
en el placebo párvulo del frágil autoengaño,

verías cómo invento que aún me extrañas,
cómo espera a tu voz mi voz sin nombre,
cómo buscan mis olas tu tormenta.

Si supieses 
que me interno en el mundo de los solos
enredada en mi cuerpo anochecido
y soy como los huesos de una lágrima
rodando por las curvas de la ausencia,

sabrías que el olvido se olvidó
de esconder en mi frente su refugio.